fbpx

En primer lugar, tenemos que saber que los hábitos de sueño de los gatos son diferentes a los nuestros. Un gato puede dormir unas 16 horas diarias pero habitualmente no duermen toda la noche, sino que van haciendo pequeños sueños a lo largo del día.

Por otro lado, cualquiera que haya tenido gato te puede contar lo obstinados que pueden llegar a ser, por eso una cosa es dónde “debería” y otra donde “quiere” dormir tu gato. En términos generales, podemos decir que es relativamente fácil conseguir que tu gato no duerma en determinado sitio (por ejemplo, tu cama o tu cuarto) si le acostumbras desde el principio a que no lo haga, y otra muy diferente conseguir que duerma en la camita o cestita que le has comprado con tanta ilusión.

Por eso, la respuesta universal a la pregunta que da título a este post (“¿Dónde debería dormir tu gato?“) podría ser “dónde tu gato y tú queráis”. Sin embargo, aunque hay dueños de gatos a los que les gusta que su gato duerman con ellos (y obviamente muchísimos gatos encantados con ello), no es recomendable para todo el mundo:

  • Si tienes alergia a los gatos, aunque sea leve, estar tan expuesto durante varias horas puede hacer que los síntomas empeoren
  • Si tienes un sueño ligero, los hábitos nocturnos de los gatos pueden hacer que te despiertes mil veces cada noche. Los gatos son animales cazadores y nocturnos, por eso les gusta pasearse, comer (recuerda dejarle comida disponible para que no te despierte porque tiene hambre) y hacer toda clase de ruiditos.
  • Si tienes el sueño muy profundo (por ejemplo, si tomas alguna medicación para dormir) y te mueves mucho, podrías sin querer aplastar a tu gatito con el peso de tu cuerpo. No es lo habitual, pero no sería la primera vez.

Si quieres evitar que tu gato duerma en tu cama, pero estás dispuesto a que duerma en tu habituación, ponle una camita con una mantita con tu olor o (aún mejor) olor de su madre si el gatito es todavía una cría. Le tranquilizará.

Si no quieres que duerma contigo, lo mejor es cerrar la puerta de tu cuarto, y del de las otras personas que vivan en casa, pero debes hacerlo desde el primer día y permanecer inmune a sus maullidos de los primeros días.

En todo caso, la mayoría de los expertos coinciden en que los gatos deberían dormir en un espacio propio, una cama o cesta cómoda, con algo de ropa (una mantita o similar). También puede ser una colchoneta lavable, o una camita DIY. Lo importante es que tenga el tamaño suficiente como para que el gato esté cómodo, y que esté colocada siempre en el mismo lugar.